PROGRAMA INDEPENDIENTE DE REPARACIÓN Y RECONCILIACIÓN

El 7 de octubre de 2019 las diócesis católicas de Colorado anunciaron la apertura de un programa independiente de reparación para las personas que fueron abusadas sexualmente por sacerdotes diocesanos en Colorado cuando eran menores.

En esta página encontrará un mensaje personal del arzobispo de Denver, información general y enlaces para obtener información adicional.

Declaración del arzobispo de Denver Samuel J. Aquila

En la apertura de un Programa Independiente de Reparación y Reconciliación de Colorado:

“El daño que el abuso sexual causa a los jóvenes y a sus familias es profundo, especialmente cuando es perpetrado por una persona de confianza como un sacerdote. Y aunque el dinero no puede sanar las heridas, sí puede reconocer el mal que se hizo y ayudar a restablecer paz y dignidad a los sobrevivientes de abuso.

Esperamos que este programa independiente genere un medio simple y no conflictivo para que las historias de los sobrevivientes de abuso sean escuchadas y se les proporcionen recursos para ayudarlos en su sanación continua.

Esperamos que cualquier persona que aún esté sufriendo en silencio sea alentada a presentarse para recibir asistencia, sin importar cuánto tiempo ha pasado desde que ocurrió el abuso. Si algún sobreviviente de abuso también desea reunirse personalmente conmigo, mi puerta estará abierta.

Y a nuestros sacerdotes actuales, diáconos, personal parroquial y fieles católicos: gracias por las décadas de trabajo que han transformado a la Iglesia en uno de los ambientes más seguros para niños en Colorado.  Les pido que se unan a mí para orar por la sanación continua de todas las víctimas de abuso sexual. Mantengamos los ojos fijos en Jesucristo, el único que puede proporcionar paz y consuelo “.

Información general:

  • En los últimos 20 años, ha habido cero incidentes de abuso sexual a un menor por parte de un sacerdote diocesano.
  • Hay cero sacerdotes activos en ministerio con una acusación fundamentada de abuso sexual a un menor en su contra.
  • No es la primera vez que la Arquidiócesis de Denver crea un programa de reparación para apoyar a los sobrevivientes de abuso. En el 2006, el arzobispo Charles Chaput instituyó un programa similar que fue aclamado por el Denver Post como “una manera honrada de abordar el abuso”.
  • Entre estos dos programas, cualquier sobreviviente de abuso que se presentó recibió la oportunidad de compartir su historia con el coordinador de asistencia a las víctimas y recursos, así como consejería, para apoyar su proceso de sanación.
  • La Arquidiócesis de Denver ha tenido normas firmes de prevención y denuncia de abusos desde 1991, las cuales fueron fortalecidas por el Estatuto de Dallas para la Protección de Niños y Jóvenes del 2002. Los pilares del Estatuto de Dallas son:
    • Sanación: Orientación para el cuidado y acercamiento pastoral de sobrevivientes de abuso
    • Denuncia y respuesta: Denuncia obligatoria de todas las acusaciones de abuso sexual a las autoridades policiales locales, “tolerancia cero” para las acusaciones fundamentadas que impliquen a menores.
    • Prevención: Capacitación y revisión de antecedentes penales obligatorias para sacerdotes, diáconos, empleados y voluntarios que trabajan con niños, además de capacitación para todos los estudiantes escolares y de educación religiosa.
    • Responsabilidad: Auditorías nacionales anuales de todas las parroquias para asegurar el cumplimiento de las normas.

Comentarios